cabecera color ok bold     logo lectio divina

Lectio Divina en familia

10. La verdadera familia de Jesús – Mc 3, 31-35

0. Oración: Espíritu Santo

 

1. Lectura del texto: Mc 3, 31-35 (LECTIO)

. En la familia encontramos ánimo y fuerza para seguir adelante. Sin su apoyo nos sentiríamos derrotamos en las luchas cotidianas.  Un apoyo único, desinteresado que encontramos también entre quienes no están unidos a nosotros por lazos de sangre. Alguien se convierte en un amigo y con él nos sentimos escuchados, en familia; con él compartimos y su apoyo nos ayuda.

. Compartimos: personas que no son de mi familia sanguínea pero que siento tan cercanas como la propia familia o más…

. Hoy contemplamos que, a partir de Jesús, vivir como familia cristiana ayuda a entender y vivenciar qué es el Reino.

. En el pasaje de Mc Jesús habla de su familia y es curioso porque él, con su estilo de vida y su enseñanza, rompió con la institución familiar tal como se entendía en la época. Una vida célibe e itinerante, sin esposa, sin hijos, sin hogar fijo, no era ni habitual ni bien vista. Sus palabras y sus gestos remitían a la voluntad de Dios, pero rompían con el mandato del Creador: “Creced y multiplicaos” (Gn 1, 28) y con otras leyes como la del sábado o las normas de pureza.

. Para sus familiares Jesús “estaba loco” (Mc 3, 21); para los maestros de la ley estaba “poseído por un espíritu impuro” (Mc 3, 30). Él, sin embargo, se había rodeado de un grupo de discípulos con quienes compartía y vivía el proyecto del Padre (Mc 3, 13-19): unas nuevas relaciones paternofiliales y fraternales en las que se hacía visible el ideal del Reino. Además, enseñaba y curaba en una nueva casa, siempre abierta a quienes quisieran formar parte de esa nueva familia (Mc 1, 29; 2, 1).

En el contexto del pasaje se da un fuerte contraste: frente al nuevo pueblo/familia de Dios (los doce y los que escuchan a Jesús) se presenta a los parientes de sangre y a los maestros de la Ley, que rechazan la revelación de Jesús. “Solo desprecian a un profeta entre los suyos, entre sus parientes y en su casa” (Mc 6, 4).

 

9. El padre/madre enseña a ser hijo y hermano – Lc 15, 11-32

0. Oración: Espíritu Santo

 

1. Lectura del texto: Lc 15, 11-32 (LECTIO)

. Realidad: podríamos pensar que lo normal entre hermanos es llevarse bien, si quiera por los lazos de sangre y por el tiempo vivido bajo el mismo techo compartiendo vivencias, pan, padres, juegos… Sin embargo, muchas personas viven unas relaciones fraternas marcadas por la distancia, los enfados, enfrentamientos con hermanos-as. Casi nunca faltan motivos: la herencia, cuestiones económicas, la atención a los padres enfermos, agrias discusiones entre cuñados-as. Hace falta mucho diálogo, comprensión y perdón para superar estas situaciones y reconstruir la relación. Con frecuencia son los padres, si viven, los que deben mediar y poner paz.

. Compartimos: conozco personas enfrentadas con sus hermanos-as. Qué les diría para ayudarles a reconstruir las relaciones rotas…

. El padre/madre que enseña a sus hijos a ser hermanos

Tras examinar la familia desde la perspectiva de los esposos y de la relación de ambos con los hijos pasamos a una tercera relación fundamental: la hermandad. Una relación que resulta inseparable del vínculo entre padres e hijos, que es la meta de un largo proceso y en la que los padres desempeñan un importante papel.  Siendo una vivencia tan humana la Biblia no podía dejar de recoger esta experiencia, ofreciendo pistas para reconducirla según los planes de Dios. Desde esta perspectiva nos acercamos a la parábola de Lucas.

8. Es posible una humanidad nueva – Ef 2, 11-22
writing 2480987 MINI

0. Oración: Espíritu Santo

 

1. Lectura del texto: Ef 2, 11-22 (LECTIO)

. Realidad: a veces soñamos con una humanidad unida, que todos los seres humanos sean respetados en su dignidad; anhelamos un mundo en el que nadie pase hambre, donde no haya guerras, divisiones, maldad… Sin embargo, los conflictos existen y crecen en todos los ámbitos; lo vemos y escuchamos cada día… un enorme muro de intolerancia, egoísmo, pecado se levanta para impedir la paz y la unidad.

Soñamos también con una familia unida pero la realidad es de hermanos que no se hablan, hijos que olvidan a sus padres… deseando la unidad de todos tenemos, sin embargo, razones para mantener o justificar la lejanía, la separación: las ideas del otro, las ofensas, comportamiento…

7. Buen Samaritano-Hermanos todos Lc 10,25-37writing 2480987 MINI

 

1) Oración inicial

Dios todopoderoso y eterno, que con amor generoso desbordas los méritos y deseos de los que te suplican; derrama sobre nosotros tu misericordia, para que libres nuestra conciencia de toda inquietud y nos concedas aun aquello que no nos atrevemos a pedir. Por nuestro Señor.

2) Lectura

Del Evangelio según Lucas 10,25-37

3) Reflexión

  • El evangelio de hoy nos presenta la parábola del Buen Samaritano. Meditar una parábola es lo mismo que profundizar en la vida, para descubrir en ella los llamados de Dios. Al descubrir el largo viaje de Jesús hacia Jerusalén (Lc 9,51 a 19,28), Lucas ayuda a las comunidades a comprender mejor en qué consiste la Buena Nueva del Reino. Lo hace presentando a personas que vienen a hablar con Jesús y le plantean preguntas. Eran preguntas reales de la gente al tiempo de Jesús y eran también preguntas reales de las comunidades del tiempo de Lucas. Así, en el evangelio de hoy, un doctor de la ley pregunta: «¿Qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?» La respuesta, tanto del doctor como de Jesús, ayuda a comprender mejor el objetivo de la Ley de Dios.

Año San José

sanjose

Arriba
JSN Decor 2 is designed by JoomlaShine.com | powered by JSN Sun Framework